miércoles, 22 de junio de 2005

Yo no fumo, pero follo

(es un decir...).

Tengo una amiga que ayer cumplió años, digamos unos cuantos menos que yo. Digamos que se podría llamar... Amarrosa. Pues bien, Amarrosa, en su dulce juventud, tiene ciertos reparos ante ciertos regalos.

La cosa se sitúa así: en los vestuarios de la piscina, concretamente en las duchas comunes, Amarrosa me dice que se va a ir de interraíl con sus compañeros de clase este verano, a ver algo de Francia, de Bélgica y de Holanda. Le digo que genial, que es estupendo, que a ver qué se lleva. Me dice que ya se ha sacado el saco, el aislante y la mochila scout. Hablamos de ropa, de calzado, de cepillo de dientes... y le digo que se lleve condones, por lo que pueda pasar.

La cara que pone Amarrosa fue un poema. Roja como una grana, me dijo que no, que ella no necesitaba eso, que bajo ningún concepto lo necesitaba, QUE ESO LO DEBEN LLEVAR LOS TÍOS (craso error, por pensar que lo llevaría el contrario, me he quedado con las ganas...). La conversación se torna en discusión, intento hacerle entender que eso es una actitud anticuada, que no pasa nada porque una chica lleve condones en el bolso (yo los llevo y no me voy follando por ahí al cartero o al camarero).

Le digo que yo le voy a regalar una caja, para que se la lleve. Me dice que no, que ella no hace esas cosas... Le digo algo así como que abulta menos que una caja de cigarros y me dice que eso es un vicio como el fumar. La discusión termina cuando salgo de las duchas y le digo: "PUES YO NO FUMO, PERO SÍ QUE FOLLO" (aunque ahora me esté volviendo asexual, no tiene nada que ver).

El verdadero problema de todo esto es el pudor que muestra una chica de 22 años ante el hecho de llevar condones a un viaje en el que van tres chicas y nueve chicos y en el que puede pasar cualquier cosa. Creo que hay que estar preparad@s ante un situación así, porque en un momento de obcecación puedes obnubilarte y olvidarte de los embarazos no deseados y de las enfermedades de transmisión sexual (que por muy amigos que sean, tiene un pasado).

Así que le he comprado una caja de condones durex easy-on (que me encantan) para que se los lleve de viaje, a ver si los estrena.