lunes, 26 de julio de 2010

Religión, Moral y Humanismo Secular (II)

Las llamadas "afirmaciones del Humanismo" sintetizadas por Paul Kurtz para el Consejo del Humanismo Secular son las siguientes:

  • Los humanistas seculares estamos comprometidos con la aplicación de la razón y de la ciencia a la comprensión del universo y a la solución de los problemas humanos.
  • Deploramos los intentos de denigrar la inteligencia humana; de intentar explicar el mundo en términos sobrenaturales y de buscar salvación más allá de la naturaleza.
  • Creemos que los descubrimientos científicos y la tecnología pueden contribuir al mejoramiento de la vida humana.
  • Creemos en una sociedad abierta y pluralista, así como que la democracia es la mejor garantía de protección de los derechos humanos frente a élites autoritarias y mayorías represivas.
  • Estamos comprometidos con el principio de separación de Estado y religión.
  • Cultivamos las artes de la negociación y el compromiso como vías para resolver las divergencias y alcanzar el mutuo entendimiento.
  • Estamos identificados con la justicia y la equidad social y con la eliminación de la discriminación y de la intolerancia.
  • Creemos en apoyar a las personas desaventajadas y a los minusválidos, para que puedan ayudarse a sí mismos.
  • Intentamos trascender divisionistas lealtades basadas en raza, religión, género, nacionalidad, credo, clase, orientación sexual o etnia y nos esforzamos por trabajar juntos por el bien común de la humanidad.
  • Deseamos proteger y enriquecer el planeta, preservarlo para las futuras generaciones y evitar infligir sufrimientos innecesarios a otras especies.
  • Creemos en disfrutar la vida aquí y ahora, así como en desarrollar nuestros talentos creativos al máximo.
  • Creemos en el cultivo de la excelencia moral.
  • Respetamos el derecho a la privacidad. Se debe permitir a los adultos satisfacer sus aspiraciones, expresar sus preferencias sexuales, ejercitar su libertad reproductiva, tener acceso informado a cuidados de salud integrales y morir con dignidad.
  • Creemos en los estándares morales comunes: altruismo, integridad, honestidad, veracidad, responsabilidad. La ética humanista está abierta a la crítica racional. Existen estándares normativos que descubrimos juntos. Los principios morales se evalúan por sus consecuencias.
  • Estamos profundamente identificados con la educación moral de nuestras niñas y niños. Deseamos cultivar en ellos la razón y la compasión.
  • Nos estimulan las artes tanto como las ciencias.
  • Somos ciudadanos del universo y nos emocionan los descubrimientos que vendrán en el cosmos.
  • Somos escépticos de afirmaciones de conocimientos no verificados; estamos abiertos a nuevas ideas y procuramos nuevos rumbos para nuestro pensamiento.
  • Postulamos al humanismo como una alternativa realista frente a teologías de desesperanza y a ideologías de violencia; y como fuente de rico significado personal y satisfacción genuina en el servicio a los demás.
  • Creemos en el optimismo en vez del pesimismo; esperanza en vez de desesperanza; aprendizaje en vez de dogmas; verdad en vez de ignorancia; alegría en vez de culpa o pecado; tolerancia en vez de miedo; amor en vez de odio; compasión por sobre egoísmo; belleza en vez de fealdad y razón en vez de fe ciega o irracionalidad.
  • Creemos en la más plena realización de lo mejor y más noble de que somos capaces como seres humanos.
Básicamente estas premisas se pueden resumir en la siguiente: la Razón está por encima de la Religión. Y esta afirmación no nos hace amorales, al contrario, tenemos más capacidad de autocrítica y de crecimiento personal, al plantearnos dudas acerca de lo existente, no creyendo a pies juntillas lo que se dicta como si fuera dogma de fe.