miércoles, 18 de febrero de 2009

Yo tenía una frase buenísima para empezar este post, pero se ha perdido por los laberintos de mi mala memoria.

El caso es que tengo un supercabreo por culpa de un asunto que llevaba. Una persona me encargó una cosa, una reclamación de dinero a alguien relacionado con ella. En eso que yo me pongo las pilas, saco información de los Registros de la Propiedad, me tiro las fiestas de navidad trabajando (cuando lo que yo quería era quedarme en mi casa llorando porque las fiestas este año fueron casi una mierda) y presento el asunto ante el juzgado. Las posibilidades de cobrar son escasas, pero son y están ahí.

El caso es que se ha estado investigando por parte de la familia de la persona que me lo encargó y han visto que, efectivamente, hay poco donde cobrar (eso ya lo sabía yo). Por eso deciden retirar la denuncia. Y vienen con la idea de que a ver qué les cobro.

El cabreo me reconcome por dentro.

5 comentarios:

Pablo dijo...

Pues como ellos ven que hay poco donde cobrar, tú cobrales mucho para que aprendan a tratar con seriedad a los abogados.

Ramón dijo...

Me parece muy impresentable por su parte.

MM de planetamurciano dijo...

Pero ke morro tiene la gente...

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Pues cobrales las horas que hayas empleado. Que se aguanten.

hm dijo...

Les vas a cobrar tu trabajo, si no les gusta que no te hubiesen contratado.